Las complicaciones de la menopausia

Las alteraciones que provoca
 
Hay fenómenos que son coincidentes con la llegada de la menopausia, ésta los acentúa y se comporta como un factor más de riesgo:
 
- Alteraciones óseas
- Alteraciones cardiovasculares
- Alteraciones emocionales
 
Alteraciones óseas
Aproximadamente hasta los 30-35 años, el organismo genera más masa ósea de la que se pierde, este proceso de renovación del hueso es llevado a cabo por unas células llamadas osteoclastos, que eliminan pequeñas porciones de hueso viejo, dejando un hueco que será rellenado de tejido óseo nuevo por otras células llamadas osteoblastos.
Desde los 35-40 años, en ambos sexos, comienza un proceso de pérdida de masa ósea, que se acentúa en las mujeres con la llegada de la menopausia. Los estrógenos inhiben la resorción ósea, con la disminución de estas hormonas, la resorción aumenta y produce un efecto negativo en la densidad ósea.
La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la cual, el hueso pierde minerales, disminuye la absorción de calcio y se hace más frágil, susceptible a fracturas y microfracturas. Las más comunes son:
 
-     Cuello de fémur
-   Costillas
-     Cadera
-     Columna vertebral
-     Antebrazos
Es la alteración más significativa relacionada con la menopausia, ya que afecta a un 30% de las mujeres mayores de 60 años. Es una enfermedad que a menudo, se desarrolla de manera asintomática, por lo que no se detecta hasta que se produce una fractura.
Existe una serie de factores de riesgo para padecer osteoporosis:
   -  Peso y estructura ósea: mujeres delgadas y de bajo peso, corren un mayor riesgo debido a que tienen menor cantidad de masa ósea que perder.
  - Etnicidad: las investigaciones han demostrado que las mujeres caucasianas y asiáticas son más propensas a desarrollar osteoporosis.
  - Ciertas medicaciones: el uso de algunos medicamentos o el uso prolongado de esteroides, pueden aumentar el riesgo de padecer la enfermedad.
  - Antecedente familiar (genética): el factor hereditario es una de los riesgos más importantes.
  - Sexo: las mujeres de más de 50 años poseen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, de hecho, las mujeres poseen un riesgo cuatro veces mayor que los hombres.
  - Edad: después de alcanzar el máximo nivel de masa ósea (alrededor de los 30-35 años), ésta comienza a descender con la edad.
  - Malos hábitos: tabaco (su efecto antiestrogénico, aumenta el déficit de estrógenos y aumenta la pérdida de masa ósea), alcohol, sedentarismo (el ejercicio físico moderado aumenta la masa ósea al aumentar la incorporación de calcio al hueso), té y café (son quelantes del calcio, disminuyen la posible incorporación al hueso).
    -   Menopausia precoz.
  -   No haber tenido hijos (nuliparidad).
 -   Una dieta pobre en calcio y vitamina D.
 
Para obtener información sobre el estado de la salud ósea se realizan medidas de la densidad mineral ósea (DMO) mediante el uso de rayos-X de muy baja radiación. La realización de estas medidas está recomendada, entre otras, para:
 
  • Mujeres con 65 años o más.
  • Mujeres con numerosos factores de riesgo.
  • Mujeres menopáusicas que han sufrido una fractura.
 
Alteraciones cardiovasculares
 
La incidencia de enfermedad cardiovascular derivada de la arteriosclerosis aumenta considerablemente en la menopausia (igualándose a la del hombre). Esto se debe a que los estrógenos funcionan como factores protectores ya que disminuyen las HDL y aumentan las LDL.
 
Las HDL o "colesterol bueno" son unas lipoproteínas que se encargan de transportar el colesterol desde los diferentes tejidos al hígado. Niveles por debajo de 40mg/dl suponen un riesgo de padecer enfermedades cardíacas y niveles superiores a 60mg/dl constituyen un factor de protección frente a estas enfermedades.
 
Las LDL o "colesterol malo" son lipoproteínas que transportan el colesterol desde el hígado a los diferentes tejidos. Los niveles menores de 100mg/dl son los óptimos, pero es a partir de los 160mg/dl cuando se dice que existe riesgo de que se fijen a las paredes arteriales formando las placas de ateroma.
 
Alteraciones emocionales