Diez síntomas de menopausia y cómo lidiar con ellos

Sofocos, trastornos de sueño, palpitaciones, dolores de cabeza…
 
     
 

Cuando las mujeres frisan los 50 años suelen empezar a notar los primeros síntomas de menopausia o retirada de la menstruación. La edad media en España se fija en los 51 años, pero hay mujeres que empiezan con la menopausia antes, incluso algunos años después. Descienden los niveles de hormonas femeninas y el cuerpo empieza a notar algunos cambios como los que recogemos a continuación. Los síntomas más agudos suelen notarse durante los dos años posteriores al cese del periodo. Puede que algunos incluso no los relacionemos con la menopausia a primera vista.

 
     
     
Síntomas de menopausia: sofocos  

1. Sudoración y sofocos

Las noches empiezan a ser peores por los sudores y los sofocos nocturnos. Estos síntomas, que también pueden sufrirse durante el día, son muy reconocibles para cualquier mujer. Lo ideal es que lo consultes con tu ginecólogo: según sea su intensidad, te indicará el tratamiento más indicado. Los complementos alimenticios con isoflavonas de soja pueden ser eficaces para luchar contra estas molestias.

Para prevenir esa molesta sensación es útil evitar el alcohol, la cafeína y las comidas con picante. En cuanto a la ropa, es muy práctico utilizar la técnica de las “capas de cebolla”, para poder desprendernos de ropa cuando sintamos el sofoco.

Sólo si los sofocos alteran mucho la calidad de vida del paciente el ginecólogo estudia la prescripción de terapia hormonal sustitutiva.

2. Dormir poco y mal

Los trastornos del sueño tienen mucho que ver con los sudores y sofocos nocturnos. Además, los vaivenes hormonales hacen que muchas veces el sueño sea poco profundo y la mujer menopáusica se levante por la mañana con la sensación de no haber descansado. Los complementos alimenticios con melatonina pueden ayudar a conciliar el sueño.

Los expertos recomiendan dormir en una habitación fresca (a unos 18-19º) y vestir pijama de algodón que no agobie y ventilar bien la habitación previamente.

3. Sequedad vaginal

Los cambios vaginales son también evidentes. La sequedad vaginal empeora las relaciones sexuales y es un factor importante en la aparición de infecciones. Los hidratantes vaginales pueden ser una solución que deberá valorar el ginecólogo.

 

4. Palpitaciones

Ritmo cardiaco acelerado sin motivo aparente… y puede estar acompañado de sofocos. Siempre hay que consultar al médico por si existe algún trastorno cardiaco que no hayamos detectado antes. La menopausia puede ser el detonante de algunos problemas de corazón, por eso hay que estar alerta.
 

5. Piel más reseca

Cambia el aspecto y el tacto de la piel, que empieza a verse más reseca y flácida. La cara y las manos son puntos muy evidentes, aunque hay otros, como la piel del escote y las rodillas.

 

6. Dolores de cabeza

Tanto el dolor de cabeza común como la migraña pueden empeorar con la aparición de la menopausia. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de valorar los síntomas y ponerles tratamiento.

7. El pelo también cambia

Menos pelo en el cuero cabelludo y más en la cara, por obra de la montaña rusa hormonal que sufre la mujer. Preocupante: proponemos una visita al dermatólogo para consultar las soluciones más eficaces para evitar la caída capilar y eliminar el vello de la cara.

8. Fallos de memoria y concentración

Hay que tener mucho cuidado a la hora de estudiar las causas de las lagunas de memoria y la falta de concentración. Además de la menopausia, puede haber otros factores como el estrés, la ansiedad, el déficit de vitaminas, consumir ciertos medicamentos o dormir pocas horas. Este último factor también puede estar relacionado con los trastornos del sueño propios de la menopausia.

 

  Síntomas de menopausia: dolor de cabeza
   

9. Cambios repentinos de humor

Quizá este sea uno de los síntomas que, aun siendo muy molesto, no relacionemos tan de lleno con la menopausia. Este periodo afecta al estado de ánimo de las mujeres menopáusicas y es muy importante controlarlo para no caer de depresión. Estudios recientes indican que las mujeres pueden sentirse rechazadas socialmente en la etapa del climaterio.

 

10. Más tendencia a la irritabilidad

Va ligada al síntoma anterior: los cambios de humor desembocan en una tendencia acusada a la irritabilidad, aunque el carácter de la mujer sea tranquilo. Estos síntomas irán mejorando a medida que avanza el climaterio, no hay que desesperarse.