¿Qué son las Isoflavonas?

MECANISMOS DE ACCIÓN
 
  Las isoflavonas que se toman en la dieta o en los complementos alimenticios son unas formas no activas, están conjugadas con un azúcar y son las Genistina y la Daizdina. Para que puedan absorberse, es necesaria la acción de las bacterias intestinales que dejan en el medio genisteína y daidzeína (formas aglíconas activas más importantes y conocidas). Es por esto, que en procesos en los que se están tomando antibióticos o en enfermedades intestinales, la flora intestinal está alterada y la absorción de las isoflavonas se ve disminuida.
   
  Una vez absorbidas la genisteína y la daidzeína pasan al hígado donde son metabolizadas y transportadas a todo el organismo. Su excreción es a través de la orina y la bilis.
   
  Los principales mecanismos de acción de las isoflavonas son:
   
      • Moduladores selectivos de los receptores estrogénicos.
      • Actividad inhibidora sobre enzimas implicadas en el metabolismo hormonal, en el inicio y/o desarrollo de determinados tumores, en la producción de mediadores de la inflamación y en el metabolismo del colesterol.
      • Potente actividad antioxidante
   
   Hay dos tipos de receptores estrogénicos:
   
       • Receptores alfa, presentes en las mamas, útero, ovarios, testículos e hígado. La unión continuada de los estrógenos a estos receptores predisponen al desarrollo de tumores; son pro-cancerígenos. Los fitoestrógenos que se unen a los receptores alfa evitan que los estrógenos se unan a ellos, funcionan como bloqueadores de estos receptores, por tanto, ayudan a reducir el riesgo de padecer cáncer.
     
       • Receptores beta, presentes en algunas células de la sangre, pulmones, próstata, vejiga, huesos y timo, son los responsables de los efectos beneficiosos. Los fitoestrógenos se unen a estos receptores cuando la cantidad de estrógenos es baja. Funcionan imitando la acción de los estrógenos.
   
  La afinidad de las isoflavonas por estos receptores está determinada por la estructura química, que aún no siendo derivado del colesterol, es muy parecida a la de los estrógenos animales.
   
  La actividad estrogénica de los diferentes fitoestrógenos comparada con la del estradiol es: de la genisteína es del 8,4%, la de la daidzdeína del 1.3% y la del equol (resultante de procesos de metabolización de la daidzeína) del 6.1%.
   
  La afinidad de los fitoestrógenos por los receptores beta es 30 veces mayor que la de los receptores alfa, por esto se les considera moduladores selectivos de dichos receptores.
   
  Efectos clínicos de las isoflavonas:
   
      • Alivio de los síntomas de la menopausia.
     
      • Reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares: Inhiben la contractilidad del músculo de los vasos sanguíneos. Actúan en procesos de agregación plaquetaria, reduciendo el riesgo de formación de trombos. Produce una moderada disminución de las concentraciones de LDL (colesterol malo), especialmente en personas con altos niveles de colesterol.
     
      • Efecto beneficioso sobre la pérdida ósea.
     
      • Acción antioxidante comparable a la de la vitamina E, produce efectos como la relajación de los vasos sanguíneos, la disminución de la oxidación de las proteínas que transportan el colesterol del hígado a las diferentes partes del cuerpo y activa su metabolización, con lo que disminuye el riesgo de formación de placas de ateroma en las arterias. Entre las isoflavonas, la genisteína es la que posee una mayor capacidad antioxidante.
   
      • Aumento de la producción de ácido hialurónico, produce una mejora en el aspecto de la piel.