Falsos mitos sobre la menopausia

Consulta al médico para mejorar los síntomas molestos
 
     
 

Muchas mujeres se enfrentan a la menopausia con temor porque sienten que esta etapa de su vida está relacionada con cambios negativos en su cuerpo y en su estilo de vida. Tradicionalmente, se ha hablado de la menopausia desde una perspectiva negativa, aunque en los últimos años esto está cambiando y en la actualidad las mujeres viven esta fase con más naturalidad, conscientes de que conocer los síntomas y tener información sobre los cambios que supone les permitirá superarla mejor. Pese a esta evolución, persisten algunos mitos que no se corresponden con la realidad y que conviene despejar.

 
     
 

La menopausia llega cuando se retira la menstruación, entre los 45 y los 55 años, generalmente. Los ovarios dejan de producir estrógenos y progesterona. Esta caída hormonal provoca varios síntomas característicos que no tienen por qué aparecer en todas las mujeres, que afectarán de manera diferente a cada una y que pueden ir desde los sofocos al insomnio, pasando por problemas óseos o de incontinencia urinaria. Estos signos físicos pueden estar acompañados de otros relacionados con cambios del estado de ánimo, irritabilidad o ansiedad y que también están determinados por las alteraciones hormonales que sufre el cuerpo femenino en esta fase. Cuando alguno de ellos se vuelve difícilmente soportable, lo mejor es consultar con el médico, que nos ayudará a tenerlos bajo control.

Además, es aconsejable informarse sobre esta etapa natural en la vida de todas las mujeres y desterrar ciertos mitos:

     
Mito: la menopausia es una enfermedad  

La menopausia es una enfermedad

Todavía está socialmente extendida la idea de que la menopausia es una enfermedad provocada por la falta de hormonas. Es cierto que se reducen los niveles hormonales, pero las mujeres no son enfermas. Se trata de una fase natural en la que el cuerpo femenino finaliza la etapa en la que ha estado preparado para tener hijos.

     
 
Mito: la menopausia elimina el apetito sexual  

La menopausia elimina el apetito sexual

La actividad sexual puede verse afectada en esta fase, pero el deseo no desaparece. El descenso de hormonas favorece la sequedad vaginal y esta falta de lubricación puede hacer que las relaciones sexuales se vuelvan dolorosas. También la disminución de testosterona, hormona que actúa a nivel cerebral mejorando el deseo sexual, puede afectar. Los especialistas recomiendan utilizar lubricantes vaginales que eviten el dolor y mantener las relaciones sexuales como una buena forma de sentirse bien y de favorecer la relación con la pareja.

     

La menopausia llega de repente

La mujer no pasa de una fase a otra de forma repentina, hay una serie de cambios previos que van anunciando la menopausia. Entre ellos, alteraciones en los ciclos menstruales y en algunos casos cambios en el estado de ánimo. Incluso pueden aparecer sofocos, que es uno de los síntomas más comunes y más precoces. Después de la menopausia llega la postmenopausia, que transcurre un año después de la llegada de la menopausia hasta los 65 años.

Algunos alimentos aumentan las hormonas

Ningún alimento hace aumentar los estrógenos. Sin embargo, existen algunos suplementos alimenticios que pueden contribuir al equilibrio hormonal, como los preparados con isoflavonas de soja.

 

Cuando falta la menstruación llega la menopausia

No es siempre así. Algunas mujeres sufren ciclos irregulares que duran largos periodos. Se considera menopausia si han transcurrido doce meses seguidos sin menstruación. Sin embargo, ante la duda, el médico puede realizar análisis de sangre donde valorar si se ha llegado a esta etapa.

 

Un sangrado irregular indica cáncer

En la menopausia muchas mujeres pueden presentar periodos menstruales irregulares. En algunos casos, pero no en todos, esto puede ser indicio de cáncer en el endometrio. Cuando el sangrado es muy abundante lo más aconsejable es consultar con el médico.

  Mito: cuando falta la menstruación llega la menopausia