Casi la mitad de las mujeres con menopausia sienten pérdida de autoestima

El apoyo de pareja y familia, clave para superarlo
 
     
  La menopausia provoca cambios físicos y psicológicos que inciden en la vida cotidiana de la mujer y que para muchas puede generar miedos, sensación de soledad, incomprensión, ansiedad. Son muchas las connotaciones negativas asociadas a esta etapa y, aunque es cierto que en los últimos años se han ido superando muchas, todavía hay quien relaciona menopausia con envejecimiento y pérdida de la feminidad.  
     
 
Desde la Fundación Española para el Estudio de la Menopausia (FEEM) se calcula que un 40% de las mujeres que están pasando esta etapa vive en su entorno situaciones de rechazo e incomprensión y una de cada cinco sufre falta de autoestima, sobre todo entre los 45 y los 50 años de edad. A los síntomas psicológicos se unen el temor de algunas mujeres a riesgos físicos como fracturas, enfermedades cardiovasculares o cáncer.
 

Menopausia, una etapa más de la vida

     
Menopausia, una etapa más de la vida   Sin embargo, la menopausia sólo es una etapa más en la vida porque “no es una enfermedad y no es el fin, aunque la sociedad aún lo vea como un retroceso o incluso el final de la vida por la creencia antigua de que con ella termina la actividad reproductiva de la mujer y por tanto no sirve para nada”, señala la doctora Dolores Juliá, miembro de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Estas connotaciones negativas también se han detectado en un estudio elaborado por matronas de la Comunidad de Madrid, en el que se revela cómo muchas mujeres asocian la menopausia con envejecimiento y pérdida de su identidad femenina.
     

Apoyo de la pareja y del entorno

Otros informes destacan los problemas personales y cambios de roles dentro de la familia y de la sociedad que afectan a las mujeres en la menopausia. La manera en que cada mujer se enfrenta a estos cambios depende en buena parte de su entorno familiar y sociocultural.

Desde la AEEM se insiste en el necesario apoyo de la pareja. Los cambios fisiológicos y psíquicos, así como las dificultades sexuales que la mujer pueda encontrar, la sitúan en una “situación de fragilidad y vulnerabilidad ante su pareja y familia, con sus amigos y en el entorno laboral, lo que puede sumirla en un estado de nerviosismo e irritabilidad que conduzcan a un estado de ánimo depresivo si no se sienten comprendidas”, explica la doctora Juliá. Por ello es fundamental el apoyo de la pareja, ya que además es una situación que afecta a ambos y a la que deben adaptarse los dos, de los hijos y de los amigos.

Menopausia, información y calidad de vida

La información sobre la menopausia es la mejor arma para enfrentarse a ella adecuadamente. Un estudio publicado en ‘Menopause’ demuestra que cuanto mejor informada esté la pareja sobre la salud en la menopausia, mejor será la calidad de vida de las mujeres durante esta etapa.

A estos cambios se suman los cambios de roles que pueden afectar a la mujer coincidiendo con la menopausia, ya que en la edad adulta ésta adquiere responsabilidades diferentes que pueden contribuir a favorecer un estado de estrés y ansiedad.
 
Los hijos se hacen mayores y se van de casa, algunas deben asumir el cuidado de sus padres o incluso su ausencia, explican desde la AEEM. Todos estos cambios pueden provocar trastornos emocionales lógicos que se suman a los síntomas de la menopausia y que en algunas ocasiones pueden desbordar a la mujer. En estos casos, es esencial buscar atención médica. La mujer necesita que se la escuche y se le ayude a buscar soluciones y todo eso puede hacerlo un profesional médico. Tan importantes como los tratamientos son los buenos hábitos de salud relacionados con la alimentación, el tabaco, el ejercicio físico o el alcohol, que no deben descuidarse.   Menopausia, información y calidad de vida