Primeros signos de que entras en la perimenopausia

Cambios en la menstruación, sofocos, sueño alterado…
 
     
¿Qué es la perimenopausia?  

1. ¿Qué es la perimenopausia?

La perimenopausia es la fase previa a la menopausia en la que el cuerpo femenino comienza a cambiar y produce cada vez menos hormonas que controlan la menstruación (estrógenos y progesterona). Cuando no existe menstruación durante doce meses seguidos llega la menopausia y ya no podrás quedarte embarazada. Pero ¿cómo sabes cuándo has entrado en la perimenopausia?

 

2. Cambios en la menstruación

Pueden ser leves o muy intensos, prolongados o breves. Puede aumentar el sangrado, pero también disminuir. También te puedes saltar algún mes sin menstruación, que se hace más irregular. Si pasan más de 60 días entre sangrados, puedes estar cerca del final de la perimenopausia. Consulta con tu médico que puede hacer un seguimiento y recetar alguna medicación si es preciso.

 

3. Sangrado intenso

Si la menstruación es más abundante puede ser porque el revestimiento del útero es más grueso. Esto puede ser causado por la progesterona. También puede hacer que otros trastornos previos, como los fibromas, empeoren sus síntomas.

 

4. Sofocos y sudores

De repente sientes un calor intenso y te pones a sudar. Son los sofocos, uno de los síntomas más comunes. Suelen durar entre 5 y 10 minutos. Algunas mujeres sufren ligeros sofocos, mientras otras acaban empapadas en sudor. Cuando te despiertan por la noche se llaman sudores nocturnos. Los ejercicios de respiración profunda a veces ayudan. También puedes intentar evitar algunos desencadenantes, como altas temperaturas, bebidas calientes, comida picante. 

 

5. Sequedad vaginal

La caída de estrógenos hace que las paredes vaginales se hagan más delgadas y se vuelvan más secas. Esto puede causar picazón, dolor y molestias durante las relaciones sexuales. Píldoras anticonceptivas, estrógenos, cremas hidratantes específicas para esa zona y lubricantes pueden ayudar. No descuides tus relaciones sexuales. Practicar sexo de forma regular es una buena recomendación, porque mantiene esa zona tonificada y saludable.

 

6. Trastornos del sueño

Los cambios hormonales y los sofocos nocturnos pueden trastocar el sueño. Los buenos hábitos, como un horario regular para ir a dormir o darse tiempo para quedarse dormido sin ponerse nervioso pueden ayudar. Si este es tu problema, consulta con el médico, que puede recomendarte algún tratamiento. Pero también puedes dormir en un ambiente fresco, hacer ejercicio a diario, evitar la cafeína y darte un baño relajante antes de ir a la cama.

7. Cambios de humor

Algunas mujeres padecen cambios en el estado de ánimo constantes e incontrolables. Son consecuencia de la caída de hormonas. Y pueden ser aún peores si hay problemas para dormir. Las mujeres que hayan padecido síntomas severos de síndrome premenstrual pueden sufrir estos cambios de humor de forma intensa. Algunas sugerencias que pueden venir bien para sobrellevarlos pasan por establecer prioridades, salir de casa, fomentar las relaciones sociales y dedicar tiempo a las cosas que te gustan.

  Perimenopausia: trastornos del sueño

8. Pequeños olvidos

La revolución hormonal junto a otros síntomas de la perimenopausia, como los cambios en el estado de ánimo y los trastornos del sueño, pueden provocar pequeños fallos de la memoria. Es posible que pierdas las llaves con más frecuencia, olvides alguna de tus citas, tengas problemas para concentrarte o te notes más confusa. Algunos tratamientos pueden ayudar, pero lo más probable es que mejores cuando hayas pasado la menopausia.

9. Pérdida de masa ósea

Es uno de los riesgos de la perimenopausia. Los huesos se vuelven más débiles. Al tiempo que bajan los niveles hormonales se puede perder masa ósea más rápidamente. El médico puede hacer un seguimiento de tus huesos mediante radiografías. Además de consultar con él, toma calcio y vitamina D, camina o practica ejercicios con las pesas durante al menos 20 minutos al día.

 

10. Sequedad en la piel

Se puede notar la piel más seca y con menos elasticidad por la disminución del colágeno y de ácido hialurónico que aparece en esta etapa. No dejes de hidratarte, tomando suficientes líquidos y aplicándote cremas que mejoren el aspecto de tu piel y eviten la descamación.

     
Perimenopausia y peso  

11. Cuidado con el peso

El cuerpo femenino cambia en esta etapa y algunas mujeres notan que ganan más peso del habitual. La cintura puede ensancharse, acumular más grasa y se empieza a perder masa muscular. Es posible que te sientas más hinchada. También es consecuencia de los cambios hormonales. Cuida tu dieta con alimentación saludable y practica ejercicio físico de forma regular.

 

12. Dolores de cabeza y mareos

Pueden hacerse más periódicos e intensos. El cansancio acumulado si no descansas bien por la noche y la ansiedad que puede provocar esta fase de cambios tampoco ayudan. Las mujeres que ya los sufrían o que han padecido migrañas suelen ser más propensas a ellos también en esta etapa. Suelen ser síntomas pasajeros que van remitiendo.