Todo Menopausia

Síntomas
 
Los síntomas de la menopausia tiene diferentes grados de afectación (leve, moderado, severo) que varían de unas mujeres a otras en función de lo espaciada que haya sido la disminución de las hormonas durante el tiempo.
 
Los síntomas serán leves si la disminución ha sido progresiva, la mujer ha tenido más tiempo para adaptarse a los cambios.
 
Los síntomas son más severos en los casos en los que dicha disminución de hormonas haya sido de forma brusca (por ejemplo en casos de menopausia quirúrgica) ya que el cuerpo no ha pasado por un periodo de adaptación previo.
 
Los signos y síntomas relacionados con la menopausia son los siguientes:
 
-    Cese de la menstruación
-    Síntomas vasomotores
       -    Atrofia urogenital
  -    Cambios en piel y cabello
 
Cese de la menstruación
 
El sangrado uterino va disminuyendo o haciéndose escaso (oligomenorrea, hipomenorrea) debido al descenso de los niveles de estrógeno en sangre, sumado a la resistencia a la gonadotropina por parte de los receptores ováricos y el incremento de FSH hasta que cesa por completo (amenorrea). Ambas situaciones se alternan con reglas normales o muy abundantes (metrorragias, hipermenorreas).
 
Síntomas vasomotores
 
El 80% de las mujeres se ven afectadas por los síntomas vasomotores; sofocos, sudoración nocturna, palpitaciones...
 
Los sofocos se caracterizan por una brusca, repentina y transitoria sensación de calor en la cara, pecho y todo el cuerpo en general, acompañada de un incremento real de la temperatura corporal de entre 1ºC y 2ºC. Esta sensación va acompañada de rubor y sudor, seguida de una sensación de frío.
 
La intensidad de estos síntomas varía de unas mujeres a otras y la duración varía entre varios segundos y varios minutos.
 
Varios estudios han mostrado la relación existente entre los síntomas vasomotores y la disminución de estrógenos en el organismo.
 
Los sofocos y las sudoraciones nocturnas pueden provocar alteraciones del sueño con las consiguientes sensaciones de ansiedad, presión en la cabeza y el pecho, ahogo, náuseas y dificultad en la concentración y falta de memoria.
 
Atrofia urogenital
 
Una de las funciones de los estrógenos es conservar la buena salud de los tejidos de la vagina, uretra, y vejiga. Con la disminución de los mismos, estos tejidos se atrofian.
 
Las consecuencias son dolor en el coito (dispareunia), dolor al orinar (disuria), incontinencia urinaria y predisposición a las infecciones (cistitis, uretritis, vaginitis).
 
Además hay una clara disminución del flujo vaginal que provoca sequedad vaginal y más dolor durante el coito.
 
Cambios en piel y cabello
 
La caída de los niveles de los niveles de estrógenos, causa la disminución de la cantidad de fibras colágenas y elásticas de la piel, provocando que ésta se haga más fina y débil, perdiendo elasticidad y firmeza, un aumento de la pérdida de agua y disminución del número de vasos sanguíneos. Todos estos factores conllevan a la formación de arrugas.
 
Pueden producirse pérdidas de cabello, vello axilar, vello púbico y del lanugo femenino.