Sofocos, verano y algunos consejos

Capas de ropa, toalla húmeda al cuello y mucha agua
 
     
Sofocos, verano y algunos consejos   Combatir los sofocos no es fácil, pero lo es aún menos en verano, con altas temperaturas ambientales que hacen los días y las noches más difíciles para las mujeres que atraviesan la menopausia. Los problemas de sueño para estas féminas empeoran en los meses de calor.

Los sofocos están entre los síntomas más comunes de la menopausia. Pueden aparecer unos años antes de la menopausia y permanecer unos años después. Comienzan con una repentina sensación de calor en la parte superior del pecho y la cara que después se extiende por todo el cuerpo y que suele durar entre dos y cuatro minutos.
     
 
 
 

Recomendaciones contra los sofocos veraniegos

 
  La Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM) propone algunos consejos útiles para hacer frente a los sofocos durante el verano:
  • Vístete en capas, para poder quitarte ropa si te acaloras
  • Mantén una temperatura ambiente baja
  • Evita tomar bebidas calientes
  • No fumes
  • Ponte una toallita húmeda y fría en el cuello durante los sofocos
  • Toma una dieta equilibrada pobre en grasas, rica en frutas y verduras y evita los picantes
  • Hidrátate bien bebiendo entre 1,5 y 2 litros de agua al día
  • Practica ejercicio de forma regular
  • Prueba alguna técnica de relajación, como el yoga
 
     
 
En la menopausia, contar con información lo más precisa posible sobre todo lo que puede suceder en este etapa puede contribuir a alejar angustias y miedos. Se trata de aprender a vivir con los cambios y aumentar la calidad de vida que haya podido verse alterada.
 
La prevención es la mejor herramienta para las mujeres. De hecho, los especialistas constatan cambios simplemente informando, dando consejos y promocionando hábitos de vida saludables. Acude al tuyo cuando lo necesites y plantéale tus dudas y temores.
 

Isoflavonas de soja y tratamientos hormonales

Cuando los sofocos son leves o moderados, muchos especialistas recomiendan fitoestrógenos. Existen evidencias científicas que demuestran la mejoría de estos síntomas con isoflavonas de soja.

Para casos más severos, si no hay contraindicaciones, se recomienda la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS), indicada para combatir los síntomas de la menopausia y que puede ayudar a combatir el insomnio provocado por los sofocos. De hecho, el tratamiento con estrógenos no sólo alivia las sofocaciones nocturnas, sino que también puede mejorar los síntomas depresivos.
  Isoflavonas de soja y tratamientos hormonales