Sofocos

¿QUÉ SON LOS SOFOCOS?
 
Los sofocos son unos síntomas de aparición súbita que constituyen el síntoma más común de la menopausia. Los padecen aproximadamente entre un 15 a un 50% de las mujeres de edad superior a 40 años con ciclos menstruales regulares antes de la transición perimenopáusica. Este porcentaje aumenta a medida que se acerca la menopausia (momento en que cesa la menstruación), pudiendo padecerlos hasta un 85% de  mujeres postmenopáusicas.
 
Una posible definición para el sofoco es un enrojecimiento de aparición brusca de la piel en la zona del tórax alto, cuello y cabeza, que se acompaña de una intensa sensación de calor corporal intenso y finaliza  en ocasiones con una sudoración profusa, cuya duración va desde unos pocos segundos a varios minutos y raramente hasta una hora.
 
Los sofocos pueden aparecer tanto de día como de noche. Cuando aparecen por la noche las mujeres que los padecen pueden agravar los trastornos del sueño e insomnio típicos también de esta época menopáusica. Si son de repetición, derivan en fatiga, ansiedad, irritabilidad o incluso disminución de la memoria.
 
La frecuencia de aparición de sofocos depende de cada mujer. La variabilidad en el padecimiento de sofocos es elevada: hay mujeres que padecen un solo sofoco al mes y otras que padecen un sofoco cada media hora. La mayoría de mujeres sufre sofocos esporádicos y moderados.
 
Hay factores que predisponen su aparición, como por ejemplo el exceso de grasa corporal, el estrés, el ambiente húmedo y caliente, el espacio cerrado, la ingestión de café, alcohol o comidas muy especiadas.
 
A lo largo del tiempo los sofocos varían, hay mujeres que inicialmente sólo los sufren por la noche y luego pasan a sufrirlos también durante el día. Hay otras que presentan un mayor número, y, en la medida que pasa el tiempo, disminuyen progresivamente.
 
La duración de los sofocos es variable, entre tres y seis minutos, pudiendo haber sofocos de mayor y de menor duración. Se han descrito sofocos de hasta treinta minutos de duración.
 
Más del 80% de mujeres con sofocos los mantienen durante más de un año. Sin tratamiento, suelen remitir de forma espontánea tras varios años de su inicio y una vez concluye la etapa inicial de la menopausia, aunque algunas mujeres pueden llegar a padecerlos durante más tiempo, 15 ó incluso 25 años. Se ha reportado que hasta un 15% de mujeres en la década de los 60 y un 9% de mujeres en la década de los 70 sufren  sofocos.  Por todo ello, en base a la severidad y frecuencia de los síntomas, suele ser recomendable iniciar un tratamiento para tratar de reducirlos o eliminarlos.