La menopausia se define como el momento de la vida de la mujer en el que han transcurrido 12 meses desde la última menstruación.

Durante esta etapa se reduce la producción de hormonas sexuales femeninas (estrógenos y gestágenos) lo que da lugar a la aparición de síntomas vasomotores como los sofocos y sudoraciones nocturnas, dificultad para conciliar y mantener el sueño por la noche, cansancio, fatiga, nerviosismo, alteraciones del humor, etc. Estos síntomas pueden aparecer incluso antes de la llegada de la menopausia.

Existen Igualmente efectos a largo plazo de este desequilibrio biológico, principalmente sobre los huesos y el sistema cardiovascular.